El tubo desagüe de la lavadora: recomendaciones para no tener problemas

El tubo desagüe de la lavadora: recomendaciones para no tener problemas

El tubo desagüe de la lavadora: recomendaciones para no tener problemas
5 (100%) 5 votes

Cuando el tubo desagüe de la lavadora tiene algún problema, los daños que origina pueden ser grandes. Evítalos teniendo en cuenta estas recomendaciones.

Uno de los inconvenientes domésticos más comunes es que el tubo desagüe de la lavadora tenga una obstrucción. Puede percibirse porque desagua de manera muy lenta, y termina echando algo de agua fuera, o porque directamente se ha inundado todo el suelo donde esté colocada.

Lo habitual es que el problema lo produzca la acumulación de restos de detergente y otros residuos (pelos, trozos de tela o hilos de la ropa…) y que el asunto se complique, suele depender de dos factores que a veces, desafortunadamente, pueden darse a la vez:

  1. Que la tubería tenga demasiado recorrido y muchos codos o zonas angulosas, donde los residuos se queden depositados con más facilidad.
  2. Que la tubería tenga poca caída, con lo que también se favorecería que los restos se quedaran estancados y fueran formando una capa que impidiera circular bien el agua, provocando su derrame fuera de ella.

Como la prevención es la mejor arma, hay una serie de recomendaciones que queremos darte y que, incorporadas en tu día a día, te ayudarán a evitar percances desagradables.

El tubo desagüe de la lavadora: recomendaciones para no tener problemas

  • Suavizantes y jabones: No viertas suavizantes y detergentes en exceso, ni mezcles los que son en polvo con los líquidos, porque los restos sobrantes que no se disuelvan durante el lavado (algo más frecuente al lavar con agua fría), se irán almacenando en la tubería de desagüe, con el riesgo de generar un atasco.
  • Revisión regular: Comprueba periódicamente que las tuberías que llevan el agua y la de desagüe están en condiciones. Debes revisar que no tengan roturas, ni estén en mal estado o desgastadas.
  • Filtro del agua: Fíjate también en el filtro del agua del tubo desagüe, y límpialo si detectas restos de jabón o residuos como pelos, hilos, etc., que puedan atascarlo.
  • Salida del tubo de desagüe: A veces la salida del tubo de desagüe está puesta directamente en la tubería del desagüe, que suele ser de un diámetro superior. Esa holgura, por pequeña que sea, puede provocar que el agua se salga o salpique con el movimiento de la lavadora en marcha, o con la presión que ejerce la bomba para expulsar el agua. Si observas que, efectivamente, así es como lo tienes dispuesto, la solución será colocar una pieza de desagüe entre ambas, que selle y aísle esa zona, para evitar las fugas.

Siguiendo estos consejos es probable que no tengas un susto inesperado. En cualquier caso, nuestra recomendación es que contrates el mantenimiento de las instalaciones con una empresa profesional de fontanería, que se ocupe de realizarlo cuando corresponda, y te confirme que todo está en orden en tu casa.

En Limpiezas elsebas somos especialistas en realizar mantenimientos preventivos y revisiones de todas las tuberías e instalaciones. Pero si éste llegara tarde, porque aún no lo tienes contratado, no te preocupes, ante cualquier urgencia relacionada con atascos y roturas, también puedes contactar con nosotros en el 698 290 005. Estamos a tu disposición para atenderte en menos de una hora y con total garantía, las 24 horas del día los 365 días del año, ¡Llámanos, ganarás en confianza y tranquilidad!

 
A %d blogueros les gusta esto: